Lo que no cuenta ‘Tiger King’ sobre el drama de los tigres en cautividad

El documental de Netflix Tiger King se ha convertido en un auténtico bombazo. En medio del confinamiento por la pandemia por COVID-19, la nueva serie documental de la plataforma de streaming se ha colado entre lo más visto y más comentado en redes sociales.

En ella se nos cuenta la historia rodeada de crimen e ilegalidades de Joe Exotic, el gerente de un ‘zoo de carretera’ en Estados Unidos que lleva años lucrándose criando y vendiendo tigres y exponiéndolos en sus horribles instalaciones.

Tiger King habla por supuesto de las condiciones de los tigres en cautividad y su uso como mascota que se da en Estados Unidos, donde hay una falta de regulación evidente. Pero al final esto se convierte en un atrezzo que da a la historia de crimen y envidias que cuenta el documental un contexto mucho más atractivo.

Resultado: no se habla tanto del problema de los tigres en cautividad como se debería. Eso no quita que el documental pueda ayudar a impulsar una legislación que proteja a los grandes felinos (que de momento no cuenta con una regulación completa en Estados Unidos), pero la historia pasa por encima de algunas cuestiones importantes sobre qué pasa con estos animales no humanos.

Aquí vamos a hablar de todas ellas.

Nadie sabe cuántos grandes felinos en cautividad hay en el mundo a ciencia cierta

El documental se cierra con una frase que dice que «en la actualidad hay más tigres en cautividad (zoos, parques de exhibición o circos) que en libertad». Y eso es verdad. Pero el problema es que nadie sabe a ciencia cierta cuántos grandes felinos hay realmente en cautiverio.

Tigre
Tigre. Wikimedia Commons

Allison Skidmore, doctora de la Universidad de California que estudia el tráfico ilegal de especies, afirma a Sciencie Alert que «solo hay estimaciones».  Se cree que solo en Estados Unidos podría haber unos 10.000, pero de ellos apenas unos 300 están censados oficialmente por la Federación de Zoológicos.

Para que nos hagamos una idea, las últimas estimaciones de la IUCN dicen que solo quedan unos 3.900 tigres en libertad entre todas sus subespecies, que son un total de seis: el tigre de Bengala, el de Amur, el del sur de China, el malayo, el de Indochina y el de Sumatra.

La mayoría de grandes felinos en cautiverio no pueden ser reintroducidos

¿Pero qué pasa cuando uno de estos felinos son liberados por las autoridades de antros como el que tenía Joe Exotic? Sus expectativas son bajas. Tal y como explica John Goodrich, científico jefe y director del programa de tigres de Panthera, una organización de conservación de felinos salvajes a Wired, los tigres que se crían en estos centros no pueden ser reintroducidos en la naturaleza, porque «sería como reintroducir a un perro doméstico con lobos».

Los tigres de los zoos de carretera son a menudo híbridos entre varias subespecies que además han nacido ya en una jaula. No tienen hábitos de animales salvajes, y su supervivencia sería muy complicada, además de por el hecho de ser híbridos contribuir a algún tipo de problema si se aparean con tigres salvajes, comenta el experto.

En la mayoría de los casos, por desgracia, el destino de estos tigres es pasar a otras manos, con la esperanza de que sea un centro de conversación o un zoo en buenas condiciones.

En España y muchos lugares del mundo también se puede tener tigres como mascotas

Al ver Tiger King seguramente se te haya quedado cara de estar viendo una locura, porque lo es, pero quizá mucha gente ha pensado que algo así solo se puede dar en Estados Unidos. Pues bien, en España por suerte tenemos unas normas de protección animal algo más severas pero sigue siendo permitido tener un tigre como mascota. Como lo lees.

En España sigue estando permitido tener un tigre como mascota, por muy raro que parezca.

Nos lo explican desde la Asocación Primadomus, donde señalan que «todos los grandes felinos que viven en santuarios, centros de rescate, zoos e incluso en circos deben llevar un microchip CITES que confirme su legalidad», pero que cumpliendo con ciertas normas, la legislación no tiene ninguna norma que prohíba tener un tigre en el jardín tampoco en España, como por ejemplo pasó hace poco con el caso de un tigre blanco en un pueblo de Alicante.

Las perversas granjas de cachorros de tigres

Otra de las cuestiones que no ataja de forma clara el documental es de dónde sale tal cantidad de grandes felinos. ¿Son cazados y extraídos de su hábitat natural? No, es mucho más perverso.

Este tráfico ilegal de especies tiene su origen en granjas clandestinas de cachorros de tigre en Indochina, donde se generan como si fuera una factoría cachorros que luego son colocados en el mercado ilegal. Este reportaje de NatGeo consiguió tomar fotos de varios de estos centros de los horrores.

El papel de las redes sociales

Y por último, el documental tampoco ahonda en el papel que tenemos todos como responsables. Cada persona que se hace un selfie o saca una foto a un tigre en cautividad en un centro donde no está en las condiciones que debería es un poco cómplice de todo esto: de fomentar que siga siendo guay tener una imagen así.

Todos los documentales sobre animales y naturaleza disponibles en Netflix

Ahí por supuesto las redes sociales tienen mucho peso. Este estudio elaborado por World Animal Protection asegura que los selfies con animales exóticos en redes sociales han aumentado un 292% en los últimos años, y los problemas que esto trae sobre la trivialización de los animales salvajes y sacarlos de sus hábitas.

Un claro ejemplo de esto lo encontramos en Doc Antle, otro de los criadores de tigres y empresarios de zoos en Estados Unidos que aparece en el documental -y que es intervenido durante el metraje- cuyo hijo, Kodye Antle, suma más de 2 millones de seguidores en Instagram con sus vídeos al lado de monos y grandes felinos, a menudo entre el asombro de los usuarios.

View this post on Instagram

My sister Amba

A post shared by Kody Antle (@kodyantle) on

Si te ha interesado puedes compartirlo:

¿Te ha gustado lo que has leído?

Recibe nuestras historias en tu mail:

He leído y acepto los términos y condiciones

Si no tienes tiempo para leer, recibe en tu e-mail más noticias e historias de Yotura.com. Recibirás como máximo un mail a la semana, y es completamente gratis.