¿Camello o Dromedario?: Animales que confundimos y cómo diferenciarlos

¿Tienes clara la diferencia entre un camello y un dromedario? ¿Un leopardo y un guepardo? ¿Foca, morsa o león marino? ¿Llamas o alpacas? ¿Búho o lechuza? ¿En qué se diferencian los chimpancés y los bonobos? Según los últimos datos, existen más de 7,7 millones de especies animales registradas en el Planeta, y la cifra crece cada año con nuevos descubrimientos. Entre todos ellos, hay muchos que se parecen, están emparentados, y por ello confundimos a menudo por sus nombres o su apariencia similar.

Aquí vamos a intentar despejar algunas de esas dudas explorando los nombres de animales con los que dudamos o nos equivocamos. En algunos casos esto se debe a que son especies emparentadas, pero otras veces se debe simplemente a aspectos no ligados con la biología, sino con el lenguaje: animales que en unos países se llaman de una forma y en otros tienen nombres distintos, e incluso casos donde la confusión se ha hecho norma y casi todo el mundo los cita mal. Vamos allá:

La diferencia entre un dromedario y un camello es su número de jorobas (y más cosas)

Como es conocido, la joroba es el principal elemento para diferenciar a estos dos animales. El dromedario (Camelus dromedarius) tiene una sola joroba, mientras que el camello (Camelus bactrianus y Camelus ferus) solo dos.

dromedario-camello
Un dromedario, con una sola joroba, a la izquierda, y un camello a la derecha. Vía Wikimedia

Ambos son parte del género Camelus, pero parte de sus diferencias están en su zona de origen: los dromedarios proceden de la Península Arábiga, y están mejor adaptados para soportar el calor (son los típicos de las películas), mientras que los camellos tienen su origen en Asia Central, y soportan mejor las temperaturas frías.

Los dromedarios proceden de la península arábiga y tienen una única joroba, mientras que los camellos, procedentes de Asia Central, tienen dos

Entre los camellos es importante saber que existen dos especies catalogadas distintas: en primer lugar el Camelus ferus, que no ha sido nunca domesticado y que podemos identificar porque tiene una figura más estilizada. El Camelus bactrianus, por su parte, o camello asiático, con más pelaje normalmente, son la especie domesticada y que durante siglos han servido como transporte a los humanos.

Los camellos, además, están en peligro de extinción, algo que no debemos perder de vista. Todos ellos están emparentados con las llamas y alpacas, de las que hablamos a continuación.

Llama, alpaca, vicuña, guanaco… todos animales parecidos y emparentados pero con varias diferencias

Tanto dromedarios y camellos como las llamas, alpacas, vicuñas y guanacos pertenecen a la familia Camelidae. De ella surgen, además del género Camelus, el de nuestros amigos de las jorobas, los dos siguientes:

  • Género vicugna: al que pertenecen las vicuñas (Vicugna vicugna) y las alpacas (Vicugna pacos).
  • Género Lama: en el que están las Llamas (Lama glama) y los guanacos (Lama guanicoe).
Llama, guanaco, alpaca y vicuña
Un desfiles de gente que se siente muy guapa porque lo es. Desde la izquierda: Llama, guanaco, alpaca y vicuña. Vía Wikimedia

Todas ellas viven en el altiplano Andino pero diferenciarlos es sencillo si tenemos en cuenta una cosa: ambos son animales muy similares, pero uno en su versión domesticada que tiene mucho más pelaje o lana en su cuerpo (tras ser alterada por años de influencia y selección por parte  de los humanos) y otro su contraparte salvaje.

La llama es una variante domésticada del guanaco, al igual que las alpacas de las vicuñas

Así pues, las llamas son una variantes domesticada de los guanacos, y ambos son bastante más grandes que las vicuñas. Por su parte; las alpacas son las vicuñas domesticadas durante siglos y son más pequeños y ligeros, en torno a la mitad de su tamaño.

Cocodrilo, caimán, aligátores y gaviales: aprende a distinguirlos

De nuevo saber diferenciar sus clasificaciones es fundamental. La orden Crocodilia recoge a su vez a cocodrilos (familia Crocodylidae con 14 especies vivas distintas) y los aligátores y caimanes (familia Alligatoridae).

Todos pertenecen al mismo orden Crocodilia, pero se dividen en familias: Los caimanes y los aligátores son géneros distintos de la familia Alligatoridae, mientras que los cocodrilos tiene su propia familia (Crocodylidae) con 14 especies distintas. Por último está el gavial, con su propia familia y que tiene un hocico muy alargado.

cocodrilo-caiman-gavial-diferencias
Arriba a la izquierda, un gavial (la imagen no está achatada, son así). Debajo, un caimán de anteojos. Y en grande un cocodrilo porosus. Vía Wikimedia

Dentro de esta última está la subfamilia de los aligatores propiamenete dichos y de los caimanes o yácares, según se les conoce también en algunos países. Es decir, se puede llegar a decir que los caimanes y los aligatores son lo mismo, porque están dentro de la misma familia, y que también son cocodrilos porque comparten orden, pero todos ellos se dividen en familias y especies distintas.

Su localización y tamaño son sus mayores referencias: las especies de cocodrilo habitan África, buena parte de Asia y Australia, con especies de agua salda incluso (Crocodylus porosus, el de mayor tamaño del mundo) y son mucho más grandes, mientras que los caimanes y aligátores solo se ubican en Centroamérica, el Amazonas -donde se les llama yácares- y la Florida, y son de un tamaño menor, a excepción de un tipo de aligator que vive en China.

Por cierto, existe un integrante más de esta familia, los Gaviales (Gavialis gangeticus) que viven en el Gánges y son reconocibles por su morro alargado.

Leopardos, guepardos, jaguares y panteras: es importante distinguirlos aunque te dé igual el animal print

Todos son grandes felinos y diferenciarlos es bastante sencillo si sabemos que los leopardos y jaguares pertenecen al genéro Panthera, mientras que los guepardos han ido más a su bola en la evolución y son el único miembro vivo del género Acinonyx.

jaguar-leopardo-guepardo-diferencias
De izquierda a derecha: leopardo, guepardo y jaguar. Vía Wikimedia

Los jaguares (Panthera onca) son el único de ellos que vive en América, mientras que el leopardo (Panthera pardus) se distribuye por África y Asia. Por su parte, el rápido guepardo, el mamífero más rápido del mundo, es claramente más estilizado y actualmente solo vive en el continente africano.

En cuanto a las panteras negras, en realidad se llama así tanto a jaguares y leopardos que tienen melanismo, una mutación genética que hace que su piel sea completamente oscura. Es decir, no es una especie propiamente dicha.

Comadreja y Zarigüeya no son los mismos animales aunque a veces se les llame igual

De hecho, no tienen nada que ver, aunque en algunos países de América se llame a la familia de zarigüeyas comadrejas. Veamos las diferencias.

Las comadrejas comunes (Mustela nivalis) pertenecen a la familia de los mustélidos y están emparentadas con las nutrias que viven en Europa y Norteamérica. Son animales terrestres con hábitos cazadores muy pero que muy potentes, siendo capaces de zamparse animales más grandes que ellos como los conejos. Sí, eso a pesar de que tengan un aspecto muy mono.

Zarigüeya y Comadreja no son los mismos animales: sus diferencias
De izquierda a derecha, pero todas posando: una comadreja común, zarigüeya de Virginia, comadreja colorada o zarigüeya de cola gruesa y por último una pequeña marmosa. Solo la primera no es un marsupial. Vía Wikimedia Commons

Por su parte las zarigüeyas pertenecen a la enorme familia Didelphidae, un tipo de marsupiales (sí, como los canguros) que viven por toda América divididas en más de 90 especies. La zarigüeya que podríamos decir más representativa es la zarigüeya de Virginia (Didelphis virginiana) que tiene un pelaje blanco y un hocico más afilado.

Sin embargo, a algunos tipos de zarigüeyas se les conoce como comadrejas en Argentina y otros estados de América Latina, seguramente por aproximación a las llamadas zarigüeyas de cola gruesa o comadrejas coloradas (Lutreolina crassicaudata). Estas últimas  son de la misma familia que las zarigüeyas de Virginia, pero su aspecto se asemeja mucho más a las Comadrejas Europeas.

Es posible, y esto es solo una teoría, que al llegar los conquistadores Españoles y ver estos animales los llamares comadrejas por su parecido. Pero es que aún hay más lío. En Estados Unidos se les llama opossum, y hay especies de zarigüeyas muy pequeñas del tamaño de pequeñas ratas que también se les llama marmosas (porque son del género Marmosops). Vaya lío.

Búho o lechuza: una cuestión de cejas

Aquí tenemos que tener en cuenta que al hablar de búhos y lechuzas, ambos son nombres comunes y no científicos. Bajo este nombre están decenas de tipos de aves que pertenecen al orden de las rapaces. Sin embargo diferenciarlos es fácil. Como búhos entendemos a aquellos que tienen dos mechones de plumas en la cabeza que parecen cejas, mientras que las lechuzas tienen una forma más redondeada.

buho-lechuza-diferenciarlos
Búho real y Lechuza Tyto alba. Vía Wikimedia

Si nos queremos poner muy estrictos, la mayoría de lechuzas están catalogadas científicamente dentro de la familia de los titónidos (Tytonidae), mientras que lo búhos junto con los mochuelos, autillos, cárabos, caburés, tecolotes -muy similares todos pero con pequeñas diferencias- están dentro de la familia de los estrígidos (Strigidae).

Podríamos seguir ampliando este artículo hablando de las diferencias o no entre loros y papagayos, ciervos y corzos, ranas y sapos, chimpancés y bonobos y focas, morsas o leones marinos. De hecho, si os ha gustado, os animamos a comentar diciéndonos qué os ha parecido y si incluiríais algún otro animal que se suela confundir a menudo, o nos equivoquemos por su nombre.

Si te ha interesado puedes compartirlo:

Centro de preferencias de privacidad

Cookies necesarias

Con estas cookies recopilamos datos como tu IP y más datos si por ejemplo nos dejas un comentario. Son necesarias para que la web funcione correctamente tanto para nosotros como para nuestros visitantes.

De publicidad

Con ellas Google u otros servicios de publicidad te pueden mostrar anuncios más adecuados a lo que buscas (o eso intentan).

Cookies de Analítica

Con estas cookies sabemos cuántas visitas tenemos, qué contenidos son más léidos y cuáles gustan más o menos. Nos son necesarias para sacar conclusiones y hacer de Yotura un sitio más interesante.