Así es el Pando: el organismo vivo más grande de la Tierra

Cuando pensamos en los seres vivos más grandes de la Tierra se nos viene a la mente la ballena azul o los elefantes, pero lo cierto es que el honor de ser el el organismo vivo más inmenso de nuestro planeta lo tiene en realidad una forma de vida vegetal: hablamos del Pando.

Las plantas han sido espectadores silenciosos del resto de formas de vida, pero eso no evita que entre ellas destaquen formas de vida tan espectaculares como esta. Pero, ¿qué es exactamente el Pando?

Puede ser un poco complicado de entender. Lo que conocemos como el Pando es un enorme bosque del estado de Utah, en Estados Unidos, que a simple vista no parece más que una interminable masa arbórea formada numerosos álamos temblones (Populus tremuloides). Y en cierto modo es así, pero de una forma muy especial.

Los decenas de miles de álamos que forman el Pando están conectados entre sí en lo que se conoce como una colonia clonal o genet. Esto es: un grupo de ejemplares genéticamente idénticos (de ahí lo de clones) que han surgido de un único antepasado común. Estas formas de organismos son más comunes en hongos y plantas más pequeñas, de ahí que el Pando sea tan rematadamente extraño.

El Pando: un organismo milenario además de enorme

El Pando es uno de los organismos vivientes más antiguos que aún siguen existiendo en nuestro planeta, con una edad aproximada de unos 80.000 años.

La prueba de que todos los álamos que conforman el Pando proceden de un antepasado común radica en sus raíces. Los científicos han descubierto que las raíces del Pando parten de una interconexión que lo convierte en el organismo viviente más grande que existe en la actualidad. Y aunque al principio los científicos creían que se trataban de diversos árboles cuyas raíces solamente estaban interconectadas como si fuese una especie de ‘red neuronal’, con el tiempo han acordado que se puede considerar un organismo interconectado.

Así funciona su red genética de clonación ideal

Los investigadores ahora han descubierto que no se trata solo de que las raíces estén conectadas, sino que todos estos 47.000 árboles que ocupan una extensión de unas 43 hectáreas comparten el mismo código genético. Esto quiere decir que el Pando se trata de un organismo cuyos árboles han surgido de un solo árbol. Pero, ¿esto qué significa?

Generalmente los álamos se reproducen dejando caer semillas las cuales posteriormente germinarán, dando origen a nuevos álamos. Pero en el caso del Pando existe otra manera la cual es la más común: a través de la extensión de sus raíces. Esto consiste en que un álamo libera brotes de sus raíces, las cuales luego darán nacimiento a nuevos árboles a los que denominamos clones, debido a su forma de surgimiento y a que su composición genética es idéntica. Estos clones dan como resultado un enorme ser viviente que puede pesar alrededor de unos 13 millones de toneladas, se calcula.

Se cree que el Pando surgió con condiciones específicas que ayudaron a su expansión; fuertes incendios evitaron que su principal competidor, las coníferas, se apoderarán del área; y los cambios climáticos, transitando de un patrón de ambiente mojado-húmedo a uno semiárido, detuvieron su expansión a través de semillas.

Pero a pesar de que el Pando es un longevo e inmenso ser viviente, en la actualidad se encuentra amenazado.

El Pando está desapareciendo en los últimos años

Un estudio de 2018 publicado en la revista PLOS arrojó datos que han alarmado a los científicos. Y es que durante los últimos 40 años el Pando ha dejado de crecer y ha comenzado a reducir su tamaño.

No se tiene una cifra exacta de cuán rápido se seguirá reduciendo, pero lo que sí se sabe con certeza es que dentro de los próximos 10 años el Pando habrá reducido considerablemente su tamaño. Y esto no es lo más alarmante. El principal problema es que el Pando está muriendo sin que tenga ninguna generación que pueda reemplazarlo.

Pando se reduce
Así se está reduciendo el Pando. Imagen: USDA Aerial Photography Field Office

Según se achaca en este mismo estudio la sobrepoblación de ciervos y vacas es una de las principales causas que ha influido en la reducción del Pando. Los animales suelen comerse los ‘retoños’ que brotan de las raíces antes de que estos logren crecer.

Este hecho resulta sumamente preocupante, ya que si el Pando colapsa todas las especies que hacen vida en él; que dependen de él para su subsistencia también desaparecerán.

Para los expertos la clave en la preservación del Pando consiste en la reducción del número de animales de ganado que le amenazan y la conservación de antiguos depredadores que han sido exterminados de la zona. La creación de vallas que delimiten la zona y que eviten que las vacas y los ciervos lleguen hasta los numerosos brotes que nacen podría ayudar a evitar en cierta manera la reducción del Pando.

Y es que la preservación del Pando es vital. No solo porque se trate de un organismo del cual numerosas especies dependan para su existencia, sino que es un organismo viviente que nos ha acompañado durante miles de años, y cuya pérdida representaría una de las más grandes y penosas de la naturaleza.

Si te has quedado con ganas, aquí tienes algunas curiosidades más sobre el Pando:

  • El Pando es conocido también como “el bosque de un solo árbol” y su nombre en latín significa «extender”.
  • El Pando se ubica cerca del lago Fish, en la meseta de Fish Lake, en el extremo oeste de la meseta del Colorado, en el centro-sur del estado de Utah.
  • El Pando también ha influido en el aspecto cultural. Prueba de ello es que el servicio postal de los Estados Unidos publicó una estampilla de correos en conmemoración del álamo llamándolo como una de las 40 “Maravillas de América”.
  • Los ‘clones’ femeninos crecen con mucha más rapidez que los masculinos.
  • Según investigadores el área del Pando presenta un porcentaje de clones femeninos un 56% mayor a otros de su entorno.
  • Los álamos suelen tener un tiempo de vida de entre 100 y 130 años.
  • El Pando se reproduce de forma asexual. Su reproducción se lleva a cabo a través de estolones; brotes que surgen de sus raíces que se convierten en tallos adultos.
  • Además del Pando, existen otras plantas que compiten por el título del ser viviente más grande y viejo de la Tierra como: las alfombrillas de hongos Armillaria ostoyae, del este de Oregón; los antiguos arbustos creosote o King Clone de los desiertos de Arizona y Chihuahua; y una colonia de posidonia oceánica cerca de la isla de Ibiza, en el mar Mediterráneo.
Si te ha interesado puedes compartirlo: